English

¿No tienes un hogar o vives en una situación insegura?
Sigue ESTE ENLACE para saber cómo podemos ayudar.

Casa de la Esperanza es un hogar bilingüe, seguro y una residencia transicional en la república de Panamá. Es para personas trans de 18 años en adelante sin hogar debido a su identidad o expresión de género. Se da prioridad a ciudadanos trans de Panamá, pero está disponible también para extranjeros que residen legalmente en Panamá, dependiendo en la disponibilidad de espacio.

Los residentes que llegan a la Casa provienen de una variedad de situaciones e historias, muchos han sufrido discriminación, acoso o violencia por su identidad o expresión de género, muchos han estado viviendo en las calles o no han tenido un hogar estable debido a la transfobia. La salud y el bienestar de estas personas es nuestra prioridad y proveer un ambiente afirmante y estable en donde puedan recuperarse y renovarse es nuestra meta.

Lo que es el Programa:
El Programa en Casa de la Esperanza tiene la intención de dar a los residentes la oportunidad de alejarse de sus previas circunstancias negativas y proveer las herramientas emocionales para fijarse metas, controlar el estrés, manejar su tiempo y su habilidad de organización, el Equipo de Apoyo estará disponible para guiar a los residentes a alcanzar sus metas. Sesiones de Cuidado con el Equipo de Apoyo y los residentes serán realizadas semanalmente para evaluar las necesidades, monitorear el avance, escuchar a sus dudas y contestar preguntas colectiva e individualmente.

Todos los residentes contribuyen con su tiempo a las operaciones diarias de la Casa, comidas, labores caseras, compra de víveres, cuidado del jardín y más son algunas de las obligaciones de los residentes, esperamos que todos sean emprendedores en la búsqueda de trabajo mientras vivan en la Casa, este puede ser autoempleo como jardinería o trabajos diversos o puede ser trabajando en un restaurante o algún establecimiento comercial.

Lo que el Programa no es:
La Casa y sus provisiones no son un “pase libre” para evitar ser una persona productiva y autosuficiente, los residentes que se nieguen a participar en las actividades típicas de un hogar o se nieguen a buscar un trabajo que les provea no son bienvenidos aquí.
Drogas, alcohol o armas no son permitidos en las instalaciones y aquellos que sean sorprendidos en posesión o usando estas sustancias serán expulsados del Programa.
La Casa no es un lugar para rumiar en ira o depresión, autocompadecerse, o ser irrespetuosos con los demás residentes o quienes proveen la Casa.

Conoce mas sobre el Programa usando los enlaces en el menú principal